Sobre este sitio

Esta ZONA se abre para recibir a los críticos, los estudiosos y los lectores interesados en la obra y en la vida del escritor Octavio Paz (1914-1998).

Hay en ella espacio para el repaso crítico y curioso de los muchos asuntos que atrajeron el interés de ese escritor abundante: la poesía sobre todas las cosas —con sus inumerables ramificaciones—, pero también la política, la sociedad, la historia o la ciencia.

Habrá guías hacia la crítica que ha recibido la obra de Paz a lo largo de los años, nuevos ensayos de amplio aliento y veredas hacia su biografía. Unos comentarán los grandes libros o artículos, otros habrán de explorar las enormes minucias: María podrá discurrir sobre la “cara de Juan, cara de todos”; Pedro podrá criticar su interpretación del mito de Xólotl; Jorge argumentará a favor o en contra de tal o cual análisis político y Estela podrá investigar su interés en las ciencias humanas, o en las físicas y naturales…

Paz sostuvo siempre que su única biografía estaba en sus poemas. Continuaremos creando con ellos y con otros escritos de talante autobiográfico un “Octavio Paz por él mismo”. Hemos estado reuniendo en archivos públicos y privados, su cuantiosa correspondencia: miles de cartas que cubren casi siete décadas, una autobiografía postal paralela que clasificamos y organizamos, materia básica para confeccionar una nutrida hoja de vida y ventana hacia su taller íntimo. Algunos amigos nos han honrado, también, dándonos copia de sus correspondencias con el poeta.

Además de sus cartas, habremos de ir levantando un registro de sus lecturas y viajes, sus amores y amistades, sus polémicas y sus pasiones intelectuales.

La ZONA aspira también a actualizar la monumental Bibliografía crítica que, desde los tiempos en que no había computadoras hasta 2014, elaboró en solitario nuestro tenaz amigo Hugo Verani. En simpatía con ese anhelo, Hugo concedió generosamente su permiso para que esta ZONA hospedase ese trabajo cuyo sentido y razón de ser tanto se enriquecería en la internet. (Quizás algún día nos permita hacerlo El Colegio Nacional, la institución dueña del soporte impreso en papel).

Atenta a la continua aparición de material bibliohemerográfico, la ZONA llevará un registro de libros y artículos disponibles en la internet, lo mismo que del cada vez más abundante material iconográfico, videográfico, musical, noticioso.

Acometeremos algunos de los “trabajos de ‘infraestructura’” que enumeró en 1999 Gabriel Zaid (“El futuro de Octavio Paz”), tales como crear la bibliografía citada por Paz, el índice general de sus Obras completas, un diccionario que registre sus palabras preferidas y sus procedimientos retóricos reiterados. Son trabajos que se sumarán a los que desarrolla El Colegio Nacional, donde Adolfo Castañón y Eduardo Mejía preparan el índice de nombres propios y el registro de títulos de obras y personajes en las Obras completas.

Es mucho trabajo, uno que es impensable acometer sin la participación de todos. De ahí que la página sea una tarea colectiva y que se halle en perpetuo estado de construcción. En construcción, porque todo lector puede aportar algo, porque cada día se abren o localizan —o nos llegan— nuevos archivos y documentos; porque la internet es una hemeroteca que no cesa de expandirse.

Y es colectiva porque, como escribió Paz en Piedra de Sol (1958), nuestros actos serán más nuestros “si son también de todos… los otros todos que nosotros somos”, convicción que reiteró en su último escrito publicado (1997): “Siempre hay un nosotros en cada uno de nosotros”..

Todo lo sabemos entre todos, le dijo famosamente el campesino a Francisco Giner de los Ríos. Quienes hacemos la ZONA PAZ hacemos propio ese “proverbio por excelencia”, como lo llamó Alfonso Reyes. Ese proverbio es, por lo pronto, nuestra brújula; lograr que “todo lo hagamos entre todos”, será nuestro ánimo.

Depende de nosotros/ustedes.

10567 archivos en zona paz

Catálogo bibliohemerográfico

9205 archivos
Un registro de nuevos libros, estudios y reportajes sobre Paz. La información irá creando un banco de datos cuyo continuo crecimiento dependerá también de los lectores.