Los corresponsales

 

Las primeras cartas de Octavio Paz que hemos localizado son de 1931; las últimas, de 1998, año de su muerte. Suman, pues, varios miles de cartas y cientos de destinatarios.

 

En esta sección estaremos registrando a esos corresponsales. Esperamos contar con la colaboración de los lectores para que sea lo más amplio posible. Por lo pronto, registramos a aquellos con los que sostuvo correspondencia relevante durante el año 1968, los mismos que registramos en el libro Octavio Paz en 1968: el año axial (México. Taurus, 2018).


 

ALMELA, Juan (1934-2014), que firmaba su poesía como Gerardo Deniz, emigró con su familia de Madrid a México en 1942. Científico autodidacta, poseedor de una erudición de muy amplio espectro, trabajaba como corrector de pruebas y estilo en el Fondo de Cultura Económica. Junto a Tomás Segovia, Almela fue el traductor esencial del México de esa y otras épocas: Roman Jakobson, Georges Dumézil, Émile Benveniste, Claude Levi-Strauss (tradujo también del sánscrito, del alemán, del ruso, el sueco y el italiano). Comenzó a escribir poesía por 1954, narró en alguna ocasión, sorprendido por un libro de Paz. A mediados de la década de los sesenta, aún inédito como poeta, le envió algunos poemas a la India e iniciaron su correspondencia. Es el gran heterodoxo, nuestro más alto raro (en el sentido dariano de la palabra). Publicó una veintena de libros singulares a partir de Adrede (México: Joaquín Mortiz, 1970), que Paz recomendó fervientemente a su editor. En 2005 reunió su poesía completa en Erdera (México: FCE, 2005). Las cartas que se citan en Octavio Paz en 1968: el año axial fueron generosamente aportadas por el poeta Fernando Fernández, amigo y albacea literario de Almela.

 

ASHTON, Dore (1928-2017) fue historiadora, curadora e influyente crítica de arte. Conoció a Paz en 1957 en México, en casa de su mutuo amigo, el pintor y arquitecto Mathias Goeritz. Presencia crítica principal en la historia del expresionismo abstracto estadounidense, Ashton publicaba en Art Digest desde 1951 y, a partir de 1955, en el New York Times. Su libro principal es The New York School: A Cultural Reckoning (1973), editado cuando ya era maestra en la Universidad de Columbia. Su ensayo “Octavio Paz and Words and Words and Images”, que propone una curiosa equivalencia entre la escritura poética y la crítica de arte, apareció en Review: Literature and Arts of the Americas (Nueva York, número 18, 1976). En 1968 Ashton estaba casada con el pintor latvio-estadounidense Adja Yunkers (1900-1983). Las cartas provienen de la colección Dore Ashton Papers, 1849, circa 1928-2014. Archives of American Art, Smithsonian Institution, Washington, D.C.

 

BENÍTEZ, Fernando (1912-2000) inició su vida como reportero, editor o director de revistas y suplementos, sobre todo el del diario Novedades, México en la cultura (1949-1961), después en su continuación, La cultura en México (1961-1970), de la revista Siempre! y, finalmente, en Sábado, suplemento del diario Unomásuno (1977-1984). (El primer número de Sábado, por cierto, llevó como primer artículo un ensayo de Paz sobre arte de México). Benítez publicó una veintena de libros de historia, biografía y antropología a lo largo de su vida, como el vasto (y, en opinión de Paz, “notable”) Los indios de México (1968) y Los demonios en el convento: sexo y religión en la Nueva España (1985). Publicó también dos novelas: El rey viejo (1959) y El agua envenenada (1961).

 

CAGE, John (1912-1992) compositor, filósofo, teórico musical, poeta, conoció a Paz en 1964 en Nueva Delhi durante una gira mundial. Ambos compartieron el interés por el I Ching, influencia que definiría la obra musical de uno e inspiraría parte de la poesía del otro. Como Cage, Paz empleó “un sistema de coordenadas”, basado en el libro de las mutaciones, para el prólogo de Poesía en movimiento. En los setenta, gracias al compositor, Paz hizo amistad con Merce Cunningham, Robert Rauschenberg y Morton Feldman. En ese círculo conoció a John Lennon. En Ladera Este (1969), Paz homenajeó al compositor con el poema “Lectura de John Cage”, muestra de la afinidad que compartía respecto al silencio.

 

CARRILLO FLORES, Antonio (1909-1986), doctor en derecho, “una de las figuras más influyentes de su generación”, según Roderic Ai Camp. Hijo de Julián y hermano de Nabor, era el secretario de Relaciones Exteriores del gobierno de Díaz Ordaz (1964-1970). Antes, había sido secretario de Hacienda del gobierno de Adolfo Ruiz Cortines, embajador en Estados Unidos y la Unión Soviética. En 1970 fue director del Fondo de Cultura Económica y, en 1979, diputado federal por el Partido Revolucionario Institucional. Paz lo describió en Vislumbres de la India (1995) como un “hombre afable, inteligente y sensible”. Fueron compañeros en El Colegio Nacional, al que el excanciller ingresó en 1972.

 

DÍEZ-CANEDO, Joaquín (1917-1999), crítico y editor, fundó la editorial Joaquín Mortiz y contribuyó a la creación de la colección “Letras Mexicanas” del Fondo de Cultura Económica. En ambas editoriales, especialmente en la primera, Paz publicó muchas de sus obras capitales, entre ellas Salamandra (1962), Cuadrivio (1965), Blanco (1967) y Ladera Este (1969). Díez-Canedo apadrinó a otros tantos jóvenes escritores que, a la postre, se convertirían en los representantes de nuestras letras: Juan José Arreola, Carlos Fuentes, Juan Rulfo, Jaime García Terrés, José Emilio Pacheco, etc. Este último lo definió como “El editor por excelencia de la literatura mexicana”.

 

ELIZONDO, Salvador (1932-2006), escritor, traductor, crítico literario y catedrático de la UNAM. Fue becario de la Fundación Ford, del Centro Mexicano de Escritores y de la Fundación Guggenheim. Escribió novelas, cuentos, críticas, ensayos y poesía; fue colaborador de las revistas Plural y Vuelta. Sobre él, Octavio Paz escribió El signo y el garabato (1968), mientras que éste le dedicó El Grafógrafo (1972). Tras su muerte, fue el segundo escritor (después de Paz) a quien se le hizo homenaje de cuerpo presente en el Palacio de Bellas Artes.

 

FONG, Monique (1937) fue muy cercana a Paz desde que se conocieron en París en 1958. Fong trabajaba cerca de Marcel Duchamp, a quien editó, y luego de John Cage y de Robert Rauschenberg cuando se mudó a Nueva York, donde aún reside. Escribió poesía. Tradujo poemas de Paz al francés y al inglés (que se continúan publicando en las ediciones de New Directions). Fungió como intermediaria para que se publicara en francés (Ginebra. Ed. Givaudan, 1967) su traducción del ensayo de Paz Marcel Duchamp ou Le château de la pureté. Cuando murió Paz, Fong escribió “Todas las vidas de Octavio Paz” en el número in memoriam Octavio Paz de la revista Vuelta (259, junio de 1998, p. 23).

 

FUENTES, Carlos (1928-2012), narrador, ensayista, dramaturgo, es el corresponsal más cercano a Paz en 1968 cuando, radicado en Londres, escribe Cumpleaños (1969) y Terra nostra (1975). En su novela La región más transparente no es poco lo que hay de Paz en el personaje llamado Manuel Zamacona. En una carta de 1959 a José Bianco, Paz escribe: “Mis sentimientos frente a Fuentes son ambiguos —fue amigo mío, muy amigo; después de la novela, dejé de verlo; ahora nos hemos vuelto a ver—. No puedo evitar quererlo; no puedo evitar que me irrite… y me defraude.” Según Fuentes (en Myself and Others, 1988), conoció a Paz en París en 1950, cuando iba a estudiar a Ginebra. Paz relata emocionadamente su encuentro en “La pregunta de Carlos Fuentes”, uno de sus ensayos sobre él, recogidos en Generaciones y semblanzas. Dominio mexicano, volumen 4 de sus Obras completas. Fuentes, por su parte, escribió “El tiempo de Octavio Paz” (1971), su prólogo a Los signos en rotación y otros ensayos, antología que preparó para Alianza Editorial. La nutrida y muy rica correspondencia entre ambos escritores —que va de 1956 a 1988 y aguarda una edición crítica a la altura del material— está entre los Carlos Fuentes Papers, Manuscripts Division, Department of Rare Books and Special Collections, Princeton University Library.

 

GARCÍA-PONCE, Juan (1932-2003), dramaturgo, novelista, crítico literario y de arte, fue secretario de redacción de la Revista de la Universidad de México entre 1957 y 1967, y colaborador frecuente en las revistas Plural Vuelta. Octavio Paz alabó la variedad de géneros en su obra en la reseña que escribió sobre su libro Encuentros (1972), originalmente publicada en Vuelta, y que ha sido utilizada como prólogo a las siguientes ediciones. La correspondencia entre ambos reposa en los Juan García Ponce Papers; 1932-2004, Manuscripts Division, Department of Rare Books and Special Collections, Princeton University Library.

 

GIMFERRER, Pere (1945), poeta y escritor catalán, recibió el Premio Nacional de Poesía a los veintiún años por su libro Arde el mar (1966), el primero de veinte hasta la fecha. Ese mismo año de 1966, Gimferrer envió su libro a Paz, quien le contestó la primera de dos centenares de misivas que, sin las respuestas de Gimferrer, fueron recogidas y someramente anotadas por el catalán en 1999 en la editorial Seix-Barral: Memorias y palabras. Cartas a Pere Gimferrer 1966-1997 (con un prólogo de Basilio Baltasar). En su Obra poética II, volumen 12 de sus Obras completas, Paz recoge tres poemas de Gimferrer en sus traducciones al español. Todo indica que Cristóbal Serra tuvo un papel fundamental en la amistad que unió a Paz y Gimferrer, pues en una carta del 17 de abril de 1966, Paz le agradeció al mallorquín haberle hablado de él.

 

KEMP, Lysander (1920-1992), poeta, traductor, profesor en la Universidad de Texas, a la cual invitó a Paz cuando, después de 1968, buscó empleo en la academia (Paz estuvo en Austin de septiembre a diciembre de 1969, escribiendo su libro Postdata). Kemp tradujo la versión de El laberinto de la soledad que publicó Grove Press. Se le deben a él, en su calidad de director editorial de la Universidad de Texas, las primeras ediciones en inglés de El arco y la lira (en traducción de Ruth L.C. Simms) y El caracol y la sirena y otros ensayos (1976) en su propia traducción. Las cartas que le envió Paz se guardan en el Harry Ransom Center de la misma universidad. Paz tradujo su poema “La conquista”, que se recoge en Obra poética II, volumen 12 de sus Obras completas.

 

LAMBERT, Jean-Clarence (1930), poeta y ensayista francés. Como narra en Les armes parlantes, pratique de la poésie (París: Belfond, 1976), conoció a Paz en París en 1951, en la embajada de México, un día que acompañó a André Breton a visitarlo. Lambert comenzó a traducirlo desde entonces (¿Águila o sol?, El laberinto de la soledad, Libertad bajo palabra). Publicó Octavio Paz, le feu des mots (Esperluète, 2004), ensayos sobre su poesía y poética. Paz escribió un “prólogo-poema” para Código, recopilación de sus poemas (México: Ediciones Era, 1971). La editorial El Tucán de Virginia publicó en 2017 su libro Apollinaire en México. Las cartas que Paz envió a Lambert entre 1952 y 1992 se reunieron en Jardines errantes (Barcelona: Seix-Barral, 2008), con un “Liminar” del destinatario. A la muerte de Paz escribió un poema en el que narra su larga amistad: “Octavio Paz: el fuego de las palabras” que se recoge en el en el número in memoriam de la revista Vuelta (259, junio de 1998, p. 21).

 

LAUGHLIN, James (1914-1997), poeta y editor estadounidense, fundador de la mítica editorial New Directions, que debutó en 1936 con New Directions in Prose & Poetry, libro fundacional que incluía colaboraciones de Ezra Pound, Wallace Stevens, William Carlos Williams, e. e. cummings y Henry Miller, entre otros. Su catálogo de escritores extranjeros no es menos rico, de Apollinaire a Borges y de Camus a Mishima. En 1943, el profesor Lloyd Mallan —que comenzó a tratar a Paz en San Francisco y a promover su poesía en el ámbito estadounidense— logró que Laughlin publicase A Little Anthology of Mexican Poetry en la revista de la editorial (9, 1947). Más tarde, la poeta Muriel Rukeyser, amiga de Paz desde la estancia de ambos en San Francisco, en 1943, le propuso a Laughlin un libro de Paz: Configurations aparecería en 1971 con traducciones de Rukeyser, Paul Blackburn, Denise Levertov y otros. A partir de ese año, New Directions publicó una decena de libros, desde sus Early Poems 1935-1955 hasta la colección The Poems of Octavio Paz. En “El esquí y la máquina de escribir” (1990), Paz dejó una intensa semblanza de su amigo (recogida en Excursiones/Incursiones. Dominio extranjero, volumen 2 de sus Obras completas, p. 547). La extensa correspondencia de Paz con Laughlin se guarda entre los James Laughlin Papers, circa 1929-1997. Houghton Library, Harvard University.

 

MARTÍNEZ, José Luis (1918-2007), historiador, ensayista, editor de las cartas de Alfonso Reyes, autor de Literatura mexicana del siglo XX y de la historia de Hernán Cortés, entre muchos otros títulos; editor de revistas (Tierra Nueva) y de la colección de “Revistas literarias mexicanas modernas”, que hizo cuando fue director del Fondo de Cultura Económica. Fue diputado (PRI) y diplomático. Conoció a Paz en 1939 y forjaron una amistad intensa y complicada. Paz quería al “amigo cordial, el escritor inteligente”, pero querellaba con el hombre cercano al poder, como hizo en 1968. Al calor de la amistad. Correspondencia 1950-1984 entre los dos escritores, en edición de Rodrigo Martínez Baracs, fue publicada por el FCE en 2014.

 

MORENO SÁNCHEZ, Manuel (1908-1993), abogado, político y diplomático, fue uno de los guías del joven Paz en la Escuela Nacional Preparatoria. Vasconcelista en 1929, colaboró en la revista juvenil de su amigo, Barandal, en 1931. Ingresó de lleno a la actividad pública en 1940, fue diputado por el PRI y después, en la gestión de López Mateos, senador de la república. Se separó del partido en 1968 y, en 1971, publicó Crisis política de México en la Editorial Extemporáneos, donde criticó enérgicamente la política seguida por la facción hegemónica, cuya “preponderancia” y cuya “simbiosis” con el gobierno le parecía propia de un Estado totalitario. Desde 2016, sus papeles están al resguardo del Archivo General de la Nación.

 

ORFILA, Arnaldo (1897-1998) llegó de Argentina a México en 1948 para dirigir el Fondo de Cultura Económica, cargo que tuvo hasta 1965, cuando fue despedido por haber publicado el libro de Oscar Lewis Los hijos de Sánchez (1965) que, según grupos xenófobos, nacionalistas y anticomunistas (foráneos y locales), ofendía a México. Cercano a Paz desde su llegada a México, Orfila estaba casado con la antropóloga francesa Laurette Séjourné, viuda de Victor Serge y amiga de Paz. El FCE, bajo la dirección de Orfila, publicó la segunda edición (1959) de El laberinto de la soledad (1950), y Libertad bajo palabra: obra poética (1935-1957) en 1960. La correspondencia entre el poeta y el editor, Cartas cruzadas. 1965-1970, prolija y cuidadosamente editada y presentada por Adolfo Castañón y con una “Presentación” de Jaime Labastida, fue publicada en 2005 por Siglo XXI Editores, que las conserva en su archivo histórico.

 

PIZARNIK, Alejandra (1936-1972), poeta y traductora nacida en Argentina. En 1960 vivió en París, donde fue influida por el movimiento surrealista, pues se relacionó con personajes como André Breton y Georges Bataille. En esa época conoció a Octavio Paz, quien trabajaba en la Embajada de México en Francia. A raíz de esta amistad, Pizarnik empezó a escribir en Cuadernos para la Libertad de la Cultura. Paz prologó su poemario El Árbol de Diana (1962) y, más tarde, la recomendó para la Beca Guggenheim, que le fue concedida en 1969. Las cartas que Paz le escribió se conservan en el archivo de la Universidad de Princeton.

 

RODMAN, Selden (1909-1992), poeta estadounidense, crítico cultural, editor de revistas (la izquierdista Common Sense) y autor de decenas de libros. Destacan las crónicas de sus encuentros con escritores como Trotski, Auden, Edmund Wilson, Hemingway. En 1932 fue famosa su New Anthology of Modern Poetry (Nueva York: The Modern Library). Sobre México escribió Mexican Journal. The Conquerors Conquered (Nueva York: Devin-Adair, 1958), muy interesante crónica de la vida cultural en el México de la década de los años cincuenta, que reproduce charlas con Paz, Fuentes, Vasconcelos y una docena más de escritores y artistas. También publicó Mexico Traveller (NY. Hawthorn 1968). En su libro de entrevistas Tongues of Fallen Angels (New Directions, 1972) hay una entrevista con Paz, junto a otras con Borges, Neruda, Ginsberg, Derek Walcott y Gabriel García Márquez, entre otros. Las cartas de Paz se conservan entre los Selden Rodman Papers. Manuscripts and Archives, Yale University Library.

 

ROJO, Vicente (1932), pintor y escultor, llegó de España en 1949 y muy pronto se convirtió en la presencia titular y tutelar del diseño gráfico en México. Como pintor, Rojo pertenece a la gran generación de artistas de los años cincuenta que, según Paz, “emprendió una tarea de higiene estética e intelectual: limpiar las mentes y los cuadros”. Paz y Rojo colaboraron en múltiples proyectos: el “libro-maleta” que Rojo ideó para Marcel Duchamp o El castillo de la pureza (Ediciones Era, 1968); la muy compleja primera edición de Blanco (1967); los Discos visuales (1968). En Archivo Blanco (México: Ediciones del Equilibrista y El Colegio Nacional, 1995), que conmemora la edición de ese poema, figuran dos cartas de Paz a Rojo en las que discute la edición. Sobre su amigo escribió Paz: “Austero y riguroso, pero no menos dueño de sus dones y a veces más amplio que los otros jóvenes” Rojo es “precisión e invención, ingeniería sonámbula” (7:333). Su amistad se enfrió un tanto cuando Rojo no pudo aceptar la responsabilidad de diseñar la revista Plural.

 

RODRÍGUEZ MONEGAL, Emir (1921-1985), crítico y editor uruguayo, autor de las grandes biografías de Pablo Neruda y Jorge Luis Borges, fue el director de la revista Mundo Nuevo (1966-1968) en la que Paz colaboró junto a García Márquez, Cabrera Infante, Vargas Llosa y tantos otros (dejó la revista al enterarse de que el patrocinio de la Fundación Ford, en esos años de guerra fría, en realidad era aportado por la CIA). Rodríguez Monegal escribió con frecuencia sobre su amigo, como en su esencial “Octavio Paz: crítica y poesía” y lo entrevistó en “Cuatro o cinco puntos cardinales” (1972), que se recoge en Miscelánea III, volumen 15 de las Obras completas. Las cartas entre los dos escritores se preservan entre los Emir Rodriguez Monegal Papers; 1941-1985, Manuscripts Division, Department of Rare Books and Special Collections, Princeton University Library.

 

RUKEYSER, Muriel (1913-1980) poeta estadounidense, comenzó a publicar a los 18 años y a protestar a los 19, cuando fue arrestada en Alabama por manifestarse contra el racismo. En 1935 publicó en la Universidad de Yale Theory of Flight, el primero de una veintena de poemarios que llega hasta The Collected Poems de 1978 (Nueva York: McGraw-Hill). En 1936 vivió en Barcelona al inicio de la guerra civil (su novela Savage Coast, póstuma, trata de eso). Comunista y feminista, conoció a Paz en Berkeley en 1943, cuando ambos eran becarios Guggenheim y ella una poeta ya reconocida. En 1948 publicó The Green Wave (Doubleday) que incluye la traducción de “Six Poems by Octavio Paz”. Traduciría muchos más a lo largo de su vida: la Selected Poetry (Indiana, 1963) y Configurations, en New Directions, que tiene además una “Introducción” de Rukeyser. Paz consideró “excelente” su traducción de Sun Stone (Piedra de Sol). Viajó varias veces a México y escribió poemas sobre el país, recogidos en Beast in View. Sus cartas con Paz están al resguardo de la Muriel Rukeyser collection of papers. The Henry W. and Albert A. Berg Collection of English and American Literature, the New York Public Library.

 

SEGOVIA, Tomás (1927-2011) nació en Valencia, España, y llegó a México como “niño del exilio” —así prefería decir—  pasando por Ellis Island en 1941. Gran poeta, crítico, diarista, maestro, traductor (de Lévi-Strauss y Jacques Lacan, entre muchos otros), impresor, albañil y autor de innumerables libros importantes, Segovia inició su amistad con Paz luego de publicar una reseña sobre El arco y la lira en 1957 en la Revista mexicana de literatura (cuya dirección asumió cuando la dejó Fuentes). “La relación con Paz fue muy intensa sobre todo cuando manteníamos correspondencia desde puntos lejanos”, ha dicho en una entrevista. Lamentablemente, esa correspondencia fue mutilada y amontonada en un libro irresponsable que hizo el FCE. En conversación privada, Segovia me dijo que la señora Marie José le pidió una copia de sus cartas con Paz para leerlas y que tiempo después supo que se habían publicado, desde luego sin las respuestas suyas. Tomás Segovia recibió en 2000 el “Premio Octavio Paz” que otorgaba la Fundación del mismo nombre, por decisión del jurado compuesto por Alejandro Rossi, Enrique Fierro, Elsa Cross y Juan Antonio Masoliver. (G.S.)

 

SERRA, Cristóbal (1922-2012) escritor mallorquín considerado uno de los más importantes de las letras españolas de nuestros días por la variedad y la profundidad de los temas presentes en su obra. Estudió Derecho en la Universidad de Barcelona y Filosofía y Letras en la Universidad de Valencia. Octavio Paz lo definió como un escritor ermitaño al que “Lo separan del mundo la melancolía, la timidez y el humor”. Paz alabó su primera publicación, pequeño volumen de poemas en prosa, titulado Péndulo (1957), que, a su decir, el tiempo que marca “no está en los relojes: es el de la verdadera poesía”.

 

TOMLINSON, Charles (1927-2015), poeta, ensayista, traductor y artista plástico inglés. Tomlinson comenzó a leer a Paz en México, en 1960, se empezaron a escribir en 1964 y se conocieron en 1967 en Italia. Paz escribió “El blanco y negro: Charles Tomlinson” (1975), un ensayo sobre su poesía y su trabajo como pintor (recogido en 2:189). Fue uno de los cuatro participantes en la escritura de Renga (1971), con Paz, Jacques Roubaud y Edoardo Sanguinetti. Más tarde, en 1979, él y Paz escribirían juntos Hijos del aire/Airborn, un diálogo de sonetos. Publicó su primer libro, Relations and Contraries en 1951, y sus New Collected Poems en 2009. Tomlinson —que tradujo también a César Vallejo y a Antonio Machado— comenzó a traducir a Paz en 1968. En la edición conmemorativa Archivo Blanco, hay media docena de cartas en las que Paz discute su traducción, así como un ensayo de Tomlinson sobre las “Traducciones y colaboraciones” con su amigo. Otras traducciones de Tomlinson figuran en The Collected Poems of Octavio Paz. 1957-1987, la edición de New Directions de Eliot Weinberger. Por su parte, Paz tradujo una docena de poemas de Tomlinson, reunidos en Obra poética II, volumen 12 de sus Obras completas.

 

VITIER, Cintio (1921-2009), poeta, ensayista y narrador cubano. Es considerado uno de los poetas más importantes de su generación; fue miembro de la revista Orígenes, y dedicó gran parte de su labor intelectual al estudio de José Martí. Octavio Paz, afín a la Revolución Cubana en sus inicios, llegó a colaborar en Orígenes y en mayo de 1964 dedicó a Vitier un poema titulado “Soltura”. La correspondencia que se conoce entre ambos fue publicada en el número 211 de Casa de las Américas en 1998.

Tipología

  • Corresponsal
Anterior
Siguiente