Las cartas a Elena Garro. Cuarta entrega

 

Nos quedamos, en la anterior entrega, en uno de los varios episodios en que Octavio resiente la “indiferencia” de Helena, duda de su amor y habla nuevamente de morir.

Las cinco cartas que siguen van del 6 de agosto al 12 de agosto de 1935. Se debaten entre las tiranteces que sobrelleva la joven pareja a causa de la semiclandestinidad a que los obliga la vigilancia de los padres Garro, por un lado, y, por el otro, a la decisión que toma Octavio –ahogándose en Freud– de “examinar” y “curar” a Helena, preocupado como se halla por su actitud ante el deseo y la sexualidad.

Una vez más, reitero la importancia de, junto a estas cartas, leer los poemas (“Primer día”, Raíz del hombre y Bajo tu clara sombra) y las prosas de “Vigilias” que se recogen en Miscelánea I. Primeros escritos, volumen 13 de sus Obras completas. También sugiero leer el capítulo dedicado a “Elena Garro: el centro fugitivo” en mi libro Los idilios salvajes, donde estas cartas se ponen en el necesario contexto de la escritura de Paz. (G.S.)

 

16. 6 de agosto de 1935
17. 7 de agosto de 1935
18. 9 de agosto de 1935
19. 10 de agosto de 1935
20. 12 de agosto de 1935

Autores

  • Sheridan, Guillermo

Lustros

  • 1935-1939
Anterior
Siguiente