Conversaciones y novedades

El Premio Wilhelm Heinse de 1982

Arely Pantoja

Año

1982

Tipología

Novedades

 

Úrsula Dittmann, el embajador Heinz Dittmann, Octavio Paz y Marie José durante la entrega de la medalla "Wilhelm Heinse" otorgada por la Academia de Ciencias y Artes de Alemania Federal, 19 de julio de 1983

Aunque se anunció desde noviembre de 1982, fue hasta 1983 que la Academia de Ciencias y Literatura de Maguncia (Akademie der Wissenschaften und der Literatur Mainz o ADW-Mainz, por sus siglas en alemán) entregó a Octavio Paz el Premio Wilhelm Heinse por la amplitud, audacia, virtud y originalidad de sus obras. 

     Fundada en la ciudad alemana de Maguncia, en 1949, por el escritor alemán Alfred Döblin, en conjunto con otros científicos y estudiosos del arte, la Academia de Ciencias y Letras de Mainz es un instituto de investigaciones interdisciplinarias y sociedad científica sin fines de lucro o afiliación universitaria, que forma parte de las ocho instancias de la Unión de Academias de Ciencias que se dedican a cultivar la ciencia y la literatura para preservar y promover la cultura. 

     Creada a partir de los esfuerzos de ex miembros de la Academia de Ciencias de Prusia dispersos en zonas de ocupación francesa y británica en la Alemania posterior a la Segunda Guerra Mundial, la Academia de Mainz tuvo un papel fundamental en la cooperación entre su sede y los centros de investigación regionales de otros estados federales de Alemania. Actualmente, sigue comprometida con la promoción de jóvenes científicos, digitalización de datos y fomento de la cooperación internacional. 


     Johan Jakob Wilhelm Heinse fue un escritor, crítico y traductor alemán que tuvo gran influencia en la escuela romántica novelística y en la crítica, así como en el arte y la escritura musical de su época. El poeta también se desempeñó como bibliotecario y lector personal de Karl Joseph, príncipe elector y arzobispo de Mainz de 1774 a 1802; asimismo, algunas de sus novelas utópicas, donde representaba civilizaciones primitivas e idealizadas, son consideradas antecedentes del primer socialismo alemán. En este sentido, la Academia de Ciencias y Literatura otorgó la Medalla Wilhelm Heinse desde 1978 hasta 2001 como reconocimiento a la literatura ensayística y ficcional.

     La Medalla Wilhelm Heinse consistía en una medalla con forma de moneda romana, la última obra escultórica del artista visual alemán Toni Stadler Jr., quien, desde 1950, recibía encargos, premios y membresías de honor en asociaciones de artistas. Así pues, para asegurar la continuidad de la obra y limitar su precio, realizó 20 ejemplares de la medalla. Octavio Paz fue el único escritor latinoamericano que recibió esta distinción; otros galardonados fueron Susan Sontag (1979), Giorgio Manganelli (1980), Wener Kraft (1987), Carola Stern (1988), Gyorgy Konrad (1989) y Martin Walser (1997). 


     Presidida por el embajador Heinz W. Dittmann, la ceremonia de entrega de la medalla se realizó el miércoles 20 de julio de 1983 en la embajada de la República Federal de Alemania. La prensa mexicana publicó algunas crónicas sobre el evento, donde Dittmann señaló que la elección del poeta estuvo motivada por su contribución al entendimiento de la cultura mexicana en Alemania y otros países del mundo, trayendo consigo, por su genialidad, la lectura de escritores latinoamericanos a toda Europa. A su vez, gran parte de los miembros de la Academia de Maguncia opinaban que el mexicano sería el próximo Nobel de Literatura.

     Apenas un año antes, en 1981, Paz había recibido el Premio Cervantes, otorgado a los escritores más importantes del habla hispana. La medalla Wilhelm Heinse fue el primer galardón que la República Federal Alemana le otorgó; al año siguiente, en 1984, recibiría el Premio de la Paz del Comercio Librero Alemán durante la Feria del Libro en Frankfurt. Estas distinciones pueden tener origen en la simpatía del autor hacia las repúblicas democráticas que, en numerosas ocasiones, empató con su obra: 

Mi poesía participa de la rebelión contra ciertas formas de la modernidad contra este mundo de seudocomodidades, de seudoprogreso que en los países desarrollados se convierte en una especie de desierto moral y de anonimato y en los nuestros en una terrible injusticia. No en vano siempre he defendido la democracia. La gran poesía del siglo XX sólo es posible en la democracia.[1]


Úrsula Dittmann, Marie José Tramini y Francisco Serrano durante la ceremonia de entrega de la medalla Whilhelm Heinse a Octavio Paz



[1] Ángel Gilberto Adame, "La herencia de Gutenberg", El Universal, 4 de diciembre de 2021.