Conversaciones y novedades

Los 58 números de Plural ya están en la red

Jesús Quintero

Tipología

Novedad

 

Consejo de redacción de Plural en el estudio de Paz de la calle Guadalquivir. De izquierda a derecha, de pie: Tomás Segovia, Gabriel Zaid, Kazuya Sakai, Alejandro Rossi, José de la Colina y Octavio Paz; sentados: Salvador Elizondo y Juan García Ponce; marzo de 1975. Fotografía de Rogelio Cuéllar.

La historia de la hemerografía literaria mexicana del siglo XX tiene en Octavio Paz a su más fecundo editor. Desde Barandal, Cuadernos del Valle de México, Taller y El Hijo Pródigo, hasta Plural y Vuelta, Paz —con decenas de colaboradores— dialoga con diversas épocas, propone temas y consigna de manera puntual el estado de la literatura y de la sociedad.

A tono con la década de los sesenta, marcada por movimientos juveniles y el ejercicio de la disidencia en diversos territorios, Paz le confiesa al editor Arnaldo Orfila en una carta de abril de 1968 que desea fundar una revista que "será crítica y cosmopolita. La crítica abarca a la ciencia, la filosofía y la política y no sólo al arte y la literatura. [...] Queremos traducir el arte y el pensamiento nuevos a nuestra lengua y en esto nos sentimos herederos de nuestros románticos de 1860, nuestros modernistas de 1900 y nuestros vanguardistas de 1925".

El proyecto habrá de nacer, crecer y flaquear esencialmente por la vía epistolar, pero Paz no cejará y en 1971, después de doce años de ausencia de México, recibe la invitación de Julio Scherer García, el director del periódico Excélsior, para hacerse cargo de un hebdomadario político. Paz rehúsa la propuesta, pues no desea convertirse en periodista de tiempo completo, pero en cambio esgrime ante Scherer el plan de una revista de orden predominantemente cultural, sin hacer a un lado la política.

El primer número de Plural. Crítica y literatura aparece en octubre de 1971, con un consejo de redacción integrado por Tomás Segovia, Juan García Ponce, Gabriel Zaid, Salvador Elizondo, Alejandro Rossi y José de la Colina. A lo largo de cinco años, la revista reunirá los principios rectores que Paz se había fijado: conciencia, confluencia e independencia. Sus páginas presentan a los lectores mexicanos a Lévi-Strauss, Roman Jakobson, Ósip Mandelstam, Severo Sarduy y Emil Cioran, entre otros. Como prueba de que la revista recibía una fiel atención, su tiraje mensual era de 25 mil ejemplares y contaba con siete mil suscriptores.

Plural, bajo la dirección de Paz, deja de publicarse abruptamente después de que aparece su número 58, cuando Scherer García y su equipo son expulsados de Excélsior el 8 de julio de 1976 por cooperativistas instigados por el presidente del país, Luis Echeverría. Incansable, el autor de La estación violenta mantiene unido a su equipo y en diciembre de ese mismo 1976 funda la revista Vuelta, cuyo último número aparecerá en agosto de 1998, poco después de la muerte del poeta.

Ante la desatención que habitualmente asola a los rescates hemerográficos en nuestro país, es justo celebrar y agradecer la iniciativa de Arte & Cultura Grupo Salinas, que preside Ricardo Salinas Pliego y dirige Sergio Vela, y que desde hace unos días ofrece en un micrositio la colección íntegra y digitalizada de Plural. Semejante tarea de compilación, digitalización, retoque y maniobrabilidad rescata un capítulo crucial de la cultura en nuestro idioma y de la biografía y obra de Octavio Paz.

Plural en Arte & Cultura Grupo Salinas: http://arteyculturags.org/plural/

Artículos relacionados