Conversaciones y novedades

La Escuela Secundaria Federal para Hijos de Trabajadores Número 5

Ángel Gilberto Adame

Año

1937

Tipología

Conversación

Temas

Paz en Mérida: la primavera socialista de 1937

Lustros

1935-1939

 

Internado federal mixto no. 5 de enseñanza secundaria para hijos de trabajadores, 2006

Antecedentes

Al asumir la presidencia, Lázaro Cárdenas implementó un plan sexenal para resolver una serie de demandas económicas y sociales, entre las que tenía prioridad la naturaleza de la instrucción pública. Así, se reformó el artículo tercero constitucional a fin de establecer que la enseñanza básica se impartiera o dirigiera por el Estado, basándose en las orientaciones y postulados de la doctrina socialista que la revolución sustentaba.[1]

En consecuencia, se inauguraron siete escuelas secundarias para hijos de campesinos y obreros en los estados de Nayarit, Michoacán, Sinaloa, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán y la Ciudad de México, con el propósito de brindar educación de calidad a los estratos con mayores dificultades económicas. Todas estaban reguladas por el Departamento de Educación Obrera de la SEP.  


El edificio

A principios de 1937 se instaló en la ciudad de Mérida, en la calle 60, número 462, a unos pasos de la plaza de Santa Lucía, la Escuela Secundaria Federal número 5. Hoy ostenta el nombre de “Licenciado Santiago Burgos Brito”. Era un edificio céntrico, antigua sede del Colegio Teresiano,[2] aunque éste sólo tenía espacio para los alumnos de primer año, por lo que también se utilizaba un anexo, propiedad del Club de Henequeneros.

La escuela trabajaba con un sistema de internado mixto que comprendía los servicios de alojamiento, alimentación, uniforme, calzado, peluquería, atención médica, medicinas, libros, material escolar, así como una modesta pensión mensual.[3]  En 1958, se volvió exclusiva para varones.


Los maestros

Dado el perfil de la enseñanza del plantel, se reclutaron catedráticos con cualidades específicas:

En forma general, los requisitos para acceder a una plaza docente en el instituto fueron ambiciosos y en muchas ocasiones resultaron difíciles de cubrir. Se requería que los interesados fueran mexicanos y mayores de edad, con título profesional acorde a las materias que deseaba impartir o certificado de estudios especiales expedido por universidades o escuelas superiores oficiales; ser maestro titulado de educación secundaria con experiencia de cinco años en las materias de interés; haber publicado libros de texto, obras, folletos o artículos periodísticos sobre la materia, o ser autor de investigaciones u obras inéditas y sobre todo, acreditar su ideología política-social acorde con las tendencias del nuevo instituto.[4]

La convocatoria requería que los maestros vivieran en los internados, pues también serían los encargados de la disciplina. Así, muchos de los seleccionados tuvieron que mudarse de ciudad. Sumado a ello, era parte importante de la formación la adhesión a la ideología socialista, ya que todo el plantel debía concurrir a mítines y otros eventos en favor de los obreros, con el fin de insertar al alumnado en estos gremios.

En 1936, para la óptima preparación de los profesores, se impartió un curso para homogeneizar el nivel de las materias a impartir y se creó el Instituto de Preparación del Profesorado de Enseñanza Secundaria.

Russell Ramón Vallejo, exalumno de la escuela, recuerda la plantilla que llegó a Mérida:

El primer director fue el Lic. Octavio Novaro Fiora, escritor, poeta y diplomático, del 3 de mayo de 1937 al 15 de junio de 1938. Le siguió el Ing. Manuel Puente Cerda: del 6 de junio de 1938 al 31 de agosto de 1939. Tercero fue el Lic. Solón Zabre Morel: del 3 de octubre de 1939 al 31 de marzo de 1940.

El primer secretario […] fue don Octavio Paz Lozano, poeta y escritor, ganador del Premio Nobel de Literatura.[5]  El segundo secretario fue don Rafael Cervera González; la prefecta de las señoritas fue doña Antonia Febles: los prefectos de los varones fueron don Manuel Ruz Santana y don Lucas A. Garrido.

Los primeros docentes fueron don Ricardo Cortés Tamayo, de Español. […] En Matemáticas fue don José Emilio Vallado Galaz, quien fuera director de la Secundaria Federal No. 1 […] En Historia, don Enrique Gottdiener Soto, maestro y escultor de fama notable en el país. En Geografía, el Ing. Puente Cerda. En Inglés, don Rafael Cervera González. En Biología, las doctoras Nery Loreto Sansores y María Lire Recio. En la atención médica, el Dr. Eusebio Acosta; hubo otro médico, el Dr. Rafael Ramos Galván. En música, don Manuel Gil Lavadores. En escultura, don Manuel Cachón Oregón.[6]

José Revueltas, quien fue docente temporal en 1938, en sus cartas a Olivia Peralta habla de su llegada e instalación a la escuela:

Por mi parte he quedado con el director de la Escuela Federal de dar un trabajo ya sea en cátedra o socialmente. Algo que viene a facilitar grandemente el problema es el de que ayer envié al Departamento de Educación Agrícola mi renuncia como ayudante de taller en Uayalceh. La mandé por considerar que la escuela no podrá funcionar correctamente si hay elementos en las condiciones mías que ni tienen un trabajo concreto.[7]

Por lo que se refiere al secretario Octavio Paz, el primero de febrero de 1937 se le notificó su nombramiento: “A efecto de que se sirva usted ordenar se extienda la credencial correspondiente, le comunico que el C. Octavio Paz Lozano, fue nombrado por acuerdo superior, secretario de la Escuela Secundaria para Trabajadores en la ciudad de Mérida, Yuc”.[8]

El 11 de marzo, Paz arribó a la ciudad, a las 15 horas con 35 minutos en un bimotor Electra XA-BEU de la Compañía Mexicana de Aviación, piloteado por Rodolfo Torres Rico y dos tripulantes. Al efecto, se le adelantó un “pago de marcha” (un mes de sueldo) para efectuar el viaje. Su salario era de $360 pesos mensuales. Cuando Paz pidió licencia al cargo de secretario para asistir al II Congreso de Escritores Antifascistas en España, Cortés Tamayo lo desempeñó de manera interina.

El poeta salió vía aérea de la península el 10 de mayo, llegó a la capital y a los quince días contraería nupcias con Elena Garro, con quien se iría a España. La Secretaría de Educación le dio un “pago de marcha” de $720 pesos, sin perder su plaza, ya que lo comisionó para asistir a la Exposición Internacional de París.


Los alumnos

A través de diversos medios se informó a la población sobre el proyecto educativo y se mencionó la dotación a los alumnos con becas. La convocatoria estudiantil fue un éxito.[9] Los requisitos para ingresar eran tener certificado de sexto de primaria, edad entre 14 y 18 años, buena salud, pertenecer a una comunidad agraria, campesina o a un sindicato. Además:

Los aspirantes fueron sometidos a un examen de admisión de acuerdo con las bases propuestas por el CNESIC;[10]  se dividió en un ejercicio de lectura de comprensión relacionado con la revolución mexicana; una prueba de escritura sobre el significado de la educación socialista; un dictado; un examen de lengua nacional; otro de matemáticas que incluía preguntas sobre números romanos, operaciones con decimales, fracciones y sistema métrico decimal. También se presentaba una prueba de solución de problemas con representación gráfica, otro de numéricos y una de geometría que incluía cálculo de superficies.[11]

Las becas eran de $45 pesos al mes y se ofrecieron mil para todo el programa. “Se reservó 10% para hijos de soldados, 10% para hijos de maestros rurales y 80% restante se distribuyó entre los obreros y campesinos organizados de la república”.[12] En Yucatán apenas se becaron a 50 personas. En total, el año lectivo inició con 61 alumnos, de estos 38 eran de la misma localidad, 10 de Campeche, 10 de Quintana Roo y 3 de Chiapas; 57 varones y 4 mujeres.

Los alumnos comenzaban su día a las 6:30 de la mañana; las alumnas, por su parte, empezaban a las 6:00. Las primeras actividades para los hombres eran ejercicios militares, para las mujeres cocina. A las 7:30 debían asearse y luego tomar el desayuno: “El resto del día, la escuela permanecía abierta bajo la vigilancia de los prefectos quienes, en sus libros denominados ‘partes de prefecto’, detallaban el mal comportamiento de algunos alumnos y los castigos les imponían”.[13] A las 10 de la noche todos debían estar ya en sus dormitorios y se daba el toque de silencio. Los fines de semana los varones podían salir a las 4 de la tarde, siempre que tuvieran dinero para poder volver con su familia, de lo contrario debían permanecer en el internado. Todos debían regresar el domingo a las 9 de la noche. Las infracciones más comunes eran romper vidrios, platicar con extraños, ser irrespetuosos con la autoridad, robar, tratar de abrir candados de las puertas, no barrer los dormitorios o mostrarse semidesnudo frente a las alumnas. Éstas podían ser pagadas monetariamente, con amonestaciones acumulables o con prohibiciones de salir.

Para las mujeres, la salida era más complicada. No podían hacerlo por su cuenta, ya que su padre o tutor debía ir por ellas. En caso de que provinieran de entidades aledañas, el permiso debía estar firmado por el director de la primaria de donde provenían, por ello era casi imposible que las fuereñas disfrutaran de fines de semana con sus familiares. Su hora de regreso los domingos era a las 19:00, dos horas menos que sus compañeros. También tenían la obligación de colaborar en la elaboración de los alimentos, hacer la limpieza de sus dormitorios y ayudar a los varones en el aseo de los suyos.

En cuanto a la presentación, los hombres debían vestir estricto uniforme: “chaquetín y pantalón pie a tierra en paño de lana color azul marino con franja azul rey de 5 cm. de ancho y quepí del mismo paño con visera de charol; los zapatos eran tipo militar”. Para las mujeres: “chaquetín y falda de paño azul marino de lana, con vivos azul rey y gorra militar; los zapatos eran de glasé. Ambos uniformes contenían, además, fajillas de charol con chopotón liso y escudos dorados”. Además, para los diferentes talleres se incluía un overol.


Horarios

La formación debía también ser militar, pues el plan de estudios se diseñó en el periodo de entreguerras. Es importante destacar que la escuela de Mérida en su primer año tuvo carencias económicas significativas tanto que los talleres no se impartieron sino hasta 1939.


Horario matutino


Horario vespertino

Año lectivo de 1937

El 22 de enero de 1937 se informó de la creación del Departamento de Educación Obrera, responsable de las escuelas para hijos de trabajadores. Al día siguiente se indicó que ya estaban listos los planes y programas de estudio que serían “socialistas, políticos y clasistas. Adaptándose al socialismo científico, se preparará a la juventud para lograr la transformación mental hacia un nuevo ideal humano de mejoramiento radical colectivo. Igualmente se preparará al alumnado para la lucha contra la burguesía grande y pequeña”.

El 14 de febrero, la profesora Ana María Reyna, vocal del Consejo Nacional de Educación Superior, suscribió la siguiente invitación:

En breve será creada la Escuela Secundaria Federal para hijos de obreros, campesinos, soldados y maestros rurales, por lo que se invita atentamente a todos los sindicatos de obreros y comunidades ejidales para que propongan desde luego a sus candidatos, en la inteligencia de que es requisito indispensable para ser admitido en dicho plantel, tener certificado de haber cursado la enseñanza primaria superior. Los interesados pueden desde luego dirigirse, en solicitud de informes y para llenar los trámites de inscripción, a la Dirección de Educación Federal, en la Escuela Federal “Zaragoza”, todos los días hábiles.[14]

El 22 de febrero, por acuerdo del secretario de Educación Pública, Gonzalo Vázquez Vela y del Consejo Nacional, se indicó que la escuela empezaría a funcionar el primero de marzo, fecha en que arribó el director Novaro. Asimismo, se indicó que también se impartiría el primer año de la preparatoria.

El 13 de marzo se citó a todos los interesados en inscribirse a la institución para celebrar las pruebas de selección. El 3 de abril, al concluir el proceso de instalación, la profesora Reyna regresó a México. Ese mismo día, Novaro dio a conocer la relación de alumnos becados. El 6 de abril, abrió la convocatoria para becas a alumnos de primer año de la preparatoria. El 16 de abril, arribó Héctor Pérez Martínez, jefe de redacción de El Nacional.

El 1° de mayo no pasó desapercibido en las actividades escolares, ya que se asistió a la marcha obrera. Por la noche hubo una velada en la Casa del Pueblo y en ella participó Paz. En esa misma fecha se publicó un mensaje a los trabajadores de Yucatán:

La Escuela Secundaria Federal para Trabajadores, formada por hijos de obreros, campesinos, soldados y maestros rurales, fiel a los propósitos que decidieron su fundación y a las finalidades revolucionarias que persigue, no quiere dejar pasar del Día de los Trabajadores —que es día suyo también— sin saludarlos cordialmente y manifestarles su adhesión y solidaridad. Y esto, a pesar de que, como resultado del periodo de organización por el que atraviesa le es imposible celebrarlo de otro modo, como quisiera.

La Escuela debe su fundación, no sólo a los propósitos progresistas que animan al señor general Lázaro Cárdenas, sino también a las condiciones objetivas porque atraviesa nuestro país, condiciones que permiten la estancia en el poder a un gobierno democrático y avanzado que asegura las libertades y conquistas humanas y el desenvolvimiento de la lucha de la clase trabajadora. La vida de la Escuela —por la condición social de sus componentes y por las finalidades que persigue— está ligada al desarrollo de la clase obrera y campesina y a las condiciones sociales que hacen factible este desarrollo; el destino de los hijos de los trabajadores es el destino de los trabajadores mismos. Por eso la Secundaria Federal se solidariza con todas las demandas del proletariado y, fundamentalmente, con las aquellas de carácter económico y cultural que tienden dar a los asalariados una mayor capacidad económica y una vida digna, así como acercar la cultura —toda la cultura— a los que verdaderamente la crean y hacen posible su existencia. La Secundaria Federal, además se adhiere a todas las luchas revolucionarias del proletariado de México y de todo el mundo, por la conquista de un mundo mejor, habitable para todos los hombres.

El Primero de Mayo de 1937 sorprende a los trabajadores de todo el mundo en una situación extraordinariamente difícil. Este año es, seguramente, uno de los años decisivos en el curso de las luchas emancipadoras. En el mundo entero el proletariado está amenazado por las fuerzas del capitalismo en derrota, que recurre ahora a la violencia para seguir controlando los medios de producción que le aseguran su dominio político, cultural y de clase. El imperialismo y el fachismo, últimos productos del capitalismo monopolista y del feudalismo, amenazan a la democracia y a todas las conquistas económicas y de todo orden que el proletariado ha alcanzado. En todas partes el fachismo y el imperialismo agreden los derechos democráticos y sindicales. En nuestro país, contemplamos el reagrupamiento de las fuerzas reaccionarias, aliadas al imperialismo; hemos asistido a la querella social, guerra sorda e encubierta todavía; el alza de los precios, el sabotaje a los movimientos obreros y campesinos el asesinato de líderes obreros y agrarios, la persecución criminal a los maestros rurales, a instigaciones de hacendados y sacerdotes; los emponzoñados ataques a la Escuela Socialista; la sucia campaña de prensa y dinero contra el heroico pueblo español. Todo ello nos indica hasta qué punto las fuerzas de la destrucción están decididas a exterminar todo lo que significa una vida humana para los trabajadores y sus familias.

La Secundaria Federal para Trabajadores, al saludar al Proletariado el Primero de Mayo, no quiere olvidar estos hechos ni quiere que se olviden; ni quiere olvidar tampoco las demandas concretas y especiales de cada sindicato, comunidad y centrales; está necesaria y voluntariamente ligada a la lucha general contra la reacción, el imperialismo, el fachismo, el capitalismo y el latifundismo; contra todos los opresores y enemigos del proletariado.

Urge, consecuentemente, presentar un amplío, sólido y unido frente de lucha contra el enemigo común. Los hijos de los trabajadores, los maestros y obreros de la Escuela Secundaria Federal, al saludar en esta ocasión al proletariado, piden, demandan un vasto y compacto frente único en apoyo de todas aquellas demandas generales comunes a los explotados de México y el mundo. La Unidad: esa es la consigna vital, central, de todos los trabajadores conscientes y organizados, con sentido de clase. Contra el alza de precios, contra el fachismo nacional e internacional; contra la guerra imperialista; contra el latifundismo, por la defensa de los derechos sindicales y democráticos; por la reforma agraria en todos sus aspectos; por la escuela Socialista. ¡Por la unidad de la clase obrera y campesina! ¡Por la democracia española y su heroico pueblo de trabajadores![15]

Firmaron el desplegado Octavio Novaro, Octavio Paz, Manuel Puente Cerda, José Cetina Lugo, Ricardo Cortés Tamayo, Rafael Cervera, Lucas Ceh Garrido, Manuel Ruz Santana, y Lorenzo Estrella. Por los alumnos de la escuela: Candelario Fuentes C., Ernesto Ruiz y Orlando Orozco.

El 5 de mayo a las 17:00 horas en el salón de actos de la escuela, “se efectuó una sencilla ceremonia para conmemorar la doblemente memorable fecha del triunfo del ejército mexicano sobre las armas francesas el cinco de mayo de 1862 y el nacimiento de Carlos Marx el cinco de mayo de 1818.”[16] Hablaron Novaro y Nicolás Pizarro, después hubo una velada musical.

El 21 de septiembre se desató una huelga estudiantil que duró 15 días, en solidaridad con la secundaria de Zamora, Michoacán. Los motivos obedecían a irregularidades en el presupuesto, así como nepotismo por parte de la dirección de dicho plantel. La solución al conflicto fue el cambio en la mesa directiva. Ante la postura de la secundaria número 5, la SEP advirtió que no toleraría otra indisciplina y se sancionaría con la clausura inmediata de la escuela.

Para el fin de curso, la sociedad de alumnos “Mártires de Temozón” organizó un baile, dedicado a los alumnos y sus familiares, el cual se celebró el 10 de diciembre en el interior del plantel. La prensa también fue convidada. En el evento se recabaron fondos para la atención del estudiante Francisco Madera Parra, víctima de un lamentable accidente y de sus familiares.[17]

El convite resultó muy lucido y concurrido: “Las diversas comisiones tuvieron gentilezas para con los concurrentes, entre los que se contó el jefe del departamento de educación obrera, señor Roberto Reyes Pérez, quien acaba de llegar de la capital de la República por asuntos relacionados con su empleo. La música estuvo a cargo de la orquesta ‘Carta Clara’ dirigida por el profesor Horacio Barrera”.[18]


Paz, Novaro, Cortés Tamayo y López Trujillo en una comida a Héctor Pérez Martínez, 17 de abril de 1937. Diario del Sureste

Diario del Sureste

No sólo el proyecto de educación socialista hizo converger a camaradas literarios en Mérida, también Diario del Sureste fue el escenario en donde las plumas de Octavio Paz, Efraín Huerta y José Revueltas encontraron puntos ideológicos afines.

Las oficinas y talleres del periódico estaban ubicadas en la calle 60 número 532. El ejemplar tenía un precio 5 centavos, salvo el dominical o extraordinario que costaba el doble.

Huerta participó en el periodismo yucateco gracias a su amistad con el director Clemente López Trujillo. Sus colaboraciones comenzaron a distancia, luego en septiembre de 1936, llegó a la ciudad donde siguió trabajando para el periódico. Su colaboración fue amplia: “Tribulaciones de Julián Sorel”, “Ellos están aquí”, “Guillén gran poeta”, “Crónica metropolitana”, “Discurso en un jardín”, “El niño furioso”, “Poesía y pobrediablismo”, entre otros.

En esos días, sostiene Huerta, “era casi un hombre feliz”.[19] La felicidad duró poco, pues en noviembre de ese mismo año tuvo que volver a la Ciudad de México. Su breve estancia y su colaboración en dichas columnas hicieron que, tanto la ciudad, como el periódico se cargaran de un ambiente literario poco usual para una provincia tan lejana a la capital.

Paz colaboró con “El tercer partido”, “Otra vez España”, “Palabras en la Casa del Pueblo” y “Notas [sobre la llegada a Mérida]” Todo recogido en esta Zona.[20] También publicó: “Sonetos” y, el 21 de febrero, dio a conocer la “Elegía a José Bosh (así), muerto en el frente de Aragón”.

Octavio Novaro escribió “Oración fúnebre por un mexicano” y “Parabienes para Octavio Paz”; y Ricardo Cortés Tamayo, entre otros textos, “Diplomacia de la cobardía” y “Dos reflexiones sobre periodismo”.

Rafael Solana y Enrique Ramírez y Ramírez, desde El Nacional, periódico que compartía colaboradores con Diario del Sureste, también aparecieron en las planas yucatecas, aunque no visitaron en esas fechas la península.



NOTAS

[1] Índice del proceso legislativo correspondiente a la Reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 13 de diciembre de 1934. Disponible en línea.

[2] Russell Ramón Vallejo Sánchez, Memorias del internado federal mixto no. 5 de enseñanza, Mérida, Impresos Jorgerik, 2006, p. 8.

[3] Ibid, p.9.

[4] Gabriela María Luisa Riquelme Alcantar, Las escuelas secundarias del Instituto de Educación Superior para los Trabajadores: una utopía educativa, México, Instituto Politécnico Nacional, 2013, p. 72.

[5] Russell Ramón Vallejo escribió estas líneas en 1997, aunque fueron publicadas hasta 2006. Véase nota 2.

[6] Vallejo Sánchez, op. cit., pp. 9 y 10.

[7] José Revueltas, Las evocaciones requeridas, México, Era, tomo 7, 2014, p. 140.

[8] Aechivo General de la Nación, Archivo Histórico de la Secretaría de Educación Pública, colección privada, exp. P1/13,113, Octavio Paz (1937-1960).

[9] Requelme Alcantar, op. cit., p. 81.

[10] Consejo Nacional de Educación Superior y la Investigación Científica.

[11] Ibid, p. 80.

[12] Ibidem

[13] Ibid, p. 94.

[14] Ana María Reyna, Diario del Sureste, 14 de febrero de 1937, p. 1.

[15] “Mensaje de la Escuela Secundaria Federal a los trabajadores de Yucatán” en Diario del Sureste, 1 de mayo de 1937, pp. 1 y 8.

[16] Diario del Sureste, 5 de mayo de 1937, p. 4.

[17] Ibid, 28 de noviembre de 1937, p. 5

[18] Ibid, 11 de diciembre, p. 5.

[19] Efraín Huerta, “Clemente López Trujillo” en El Popular, 27 de noviembre de 1942, p. 5.

[20] Ver “Un artículo olvidado de Octavio Paz (presentado por Jean Meyer)” y “El activismo por España. Dos escritos olvidados”.